Escuelas Católicas de Madrid

Bella ciao, ciao, ciao...

Bella ciao, ciao, ciao...

Claro que si no se hubiera dado competencia por aquí, competencia por allá y “no me mires, no me mires, déjalo ya”, los unos y los otros, porque en este caso tan malo ha sido enero como febrero, pues no estaríamos en estas, pero se optó por maquillar a la bestia, una bestia de complejos y rencores de otra época, y cuarenta años después, la bestia se oculta tras un millón de capas de “libertad de expresión” que si te fijas bien… ¡buh! (ah, haber elegido tuto). El problema no es el disfraz, sino la fiesta que tienen montada en la cabeza quienes viven su Matrix, mientras el resto los vemos vagar por un campo de minas desolador, desconcertante, desgarrado y otros ´des´ que solo te da ganas de indicarles la salida. ¡Escolti!

Sí, seguimos hablando de Cataluña o de España, que es lo mismo, pero, sobre todo, hablamos de Educación o, en según qué casos, de veneno. “¡Tampoco exageres!”, perdón, pero es que si no, no entiendo -y esto es solo un ejemplo de tantos- que un chico tire al suelo a una mujer, que bien podría ser su madre, porque “le estaba provocando con la banderita” de su país. “¿Y luego los independentistas hablan de libertad de expresión?”, decía una periodista en una tertulia de Telemadrid. “Bueno, pero ¿hablamos de libertad de expresión o de libertad de provocación?”, ha contestado el presentador… Terrorífico: empezamos a comprar sus argumentos a medida. Me pregunto si ante una violación también diría que la chica iba provocando, o si está de acuerdo con la imposición de un pensamiento porque es súper democrático. “Mira ahora, mira ahora, puedes mirar, que ya me he puesto el maquillaje, je, je…”

Lo más triste no es que odien a España, que ya es triste. Lo más triste es que quieren que todos los catalanes odien a España y de paso los valencianos y los baleares, ¡hala venga! porque que nadie se engañe; lo que está pasando no es cuestión de una sentencia, de una carga policial, de un Estado que aplica el 155, del derecho a votar, o de la libertad a manifestarse, expresarse, o lanzar extintores a la policía. Lo que está pasando es que la bestia a la que se ha educado con mucho mimo, ha crecido sana, se ha hecho mayor y lo más lógico -no sé a quién le extraña- es que ahora pida su pisito de soltera, mientras en el Prat le cantan aquello de Bella ciao, ciao, ciao…

Graciela Grande Oyarzábal
Departamento de Comunicación

P.D. Hoy se celebra la fiesta de Santa Teresa de Jesús, Copatrona de España, la primera mujer elevada por la Iglesia católica a la condición de Doctora de la Iglesia, Doctora Honoris Causa por la Universidad de Salamanca y por la Universidad Católica de Ávila, Alcaldesa de la Villa de Alba de Tormes y Patrona de los escritores católicos españoles.

Sintiéndome parte de esto último me permito recordar una de sus reflexiones, que bien podría solucionar gran parte de nuestros problemas, incluido el catalán: “No está la cosa en pensar mucho, sino en amar mucho (4M 1,7)”

Valora este artículo del blog:
9

Artículos relacionados

Comentarios

 
No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Miércoles, 11 Diciembre 2019

Subscripción al Newsletter

Localización

Teléfono: +34 913288007
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

C/ Hacienda de Pavones, 5 2ª Planta
28030 Madrid.

Metro: Línea 9 - Estación Vinateros
Bus: líneas 20, 30 y 32