Escuelas Católicas de Madrid

“Se necesita un sistema educativo más flexible y una mayor autonomía de los centros”

José Antonio Poveda, secretario regional de Escuelas Católicas de Madrid (ECM), compareció el 15 de julio a las 17:30 en la “Comisión de Estudio para la recuperación e impulso de la actividad económica y social” en la Asamblea de Madrid a petición del grupo parlamentario del PP, para hablar de la situación de la escuela concertada, sus preocupaciones y retos frente a la situación excepcional ocasionada por la pandemia.

Poveda, que empezó agradeciendo el esfuerzo y la implicación de toda la comunidad educativa en estos meses, expuso la encuesta que ha realizado Escuelas Católicas acerca de la situación de los centros durante la pandemia, y que ha revelado el enorme compromiso de los centros, adaptando la respuesta educativa a estas circunstancias excepcionales, pero también ha dejado patente una falta de preparación tecnológica y un aumento significativo del trabajo de los docentes.

Durante la comparecencia, José Antonio recordó el derecho y la obligación, recogidos en la Constitución, de las familias a escolarizar a sus hijos de manera gratuita, ejerciendo esa libertad de elección de centro y de la formación religiosa y moral de sus hijos independientemente de su situación económica. Respecto de los titulares de los centros la libertad de enseñanza se traduce en la libertad de crear centros dentro de los parámetros que marca la legislación y respecto del profesorado, en la libertad que tiene para desarrollar su actividad educativa. En ese sentido, insistió en la necesidad de crear un sistema educativo más flexible con una mayor autonomía de los centros, “una autonomía que ha demostrado la capacidad de respuesta e innovación de los colegios ante la pandemia”.

Asimismo, Poveda ha comentado que sería conveniente una revisión del currículo que se centre en cuestiones más esenciales y que queden mejor asentadas. “Las metodologías empleadas deben servir para mejorar el aprendizaje y eso lo sabemos mediante una evaluación que permita conocer la eficacia de las mismas”.

Sin duda, la tecnología ha cobrado un papel muy importante estos meses, pero, según comentó Poveda, “la Educación seguirá siendo presencial, ya que conlleva un aprendizaje de socialización y de valores de convivencia que difícilmente se pueden conseguir, si no es con el contacto con los compañeros. La tecnología es una herramienta muy potente, pero que ha de estar al servicio de un proyecto. En ese sentido hay que confiar en los centros y en los profesores que son quienes mejor conocen a sus alumnos”. En todo caso, reconoció la necesidad de que todos los alumnos tuvieran acceso a la tecnología, ya que permite una mayor personalización y adquisición de conocimientos y competencias y posibilita el acceso a infinidad de recursos y materiales didácticos. Por ello pidió una dotación tecnológica y de conectividad que permita cerrar la brecha digital que afecta a un 45% de los centros concertados.

José Antonio concluyó la comparecencia haciendo una llamada al consenso para conseguir que la educación sea la gran inversión de futuro como país, si no queremos perder el tren de la sociedad del conocimiento. “Todos suman y todos son parte de la solución, también la escuela concertada. Ha llegado el momento de dejar atrás viejas confrontaciones”.

En el turno de respuestas, Poveda insistió en la necesidad de revisar la deficitaria partida de Otros Gastos del módulo de conciertos, como base para la igualdad de oportunidades y la libertad de enseñanza.

Documento íntegro de la comparecencia pinchando aquí

“La falta de diálogo de la nueva legislación educativa augura confrontación, marginación y fracaso”

En el contexto de la crisis sanitaria actual, Escuelas Católicas de Madrid (ECM) ha celebrado telemáticamente su III Asamblea de titulares y directores del curso 19/20, lamentando que el proyecto legislativo del Gobierno, que no ha dejado de tramitarse durante el estado de alarma, supone “un grave retroceso en las libertades educativas y, muy especialmente, en el derecho de las familias a elegir centro educativo”

Además, se ha reflexionado sobre el papel solidario que la escuela católica ha ejercido durante la pandemia, a través de sus proyectos educativos, destacando que la prioridad y razón de ser de una escuela cristiana es la atención al semejante, a los alumnos, a las familias y a los profesores. En ese sentido, Rosario Cardo, presidenta de ECM, ha agradecido, en nombre de la Junta Rectora, el trabajo, la entrega y el compromiso que han ejercido todos ellos, tomando decisiones rápidas y adaptándose a una nueva y desconocida realidad. Asimismo, ha recordado emocionadamente a las víctimas que la pandemia ha producido en nuestras comunidades educativas.

Durante la última Asamblea del curso, que ha acogido a más de 300 titulares y directores de los 340 colegios de la Comunidad de Madrid que conforman la red ECM, se ha pedido diálogo social, político y parlamentario, imprescindible para garantizar la libertad de enseñanza. Al respecto, se ha apelado a la Federación de Asociaciones de Padres y Madres EDUCACIÓN Y FAMILIAS, cuya labor es clave en la defensa de una educación plural y de calidad para sus hijos.

Por otro lado, Cardo ha insistido en la necesidad de que las Administraciones educativas, tanto estatal como autonómica, se coordinen, eviten las "ocurrencias" y dicten pautas creíbles y realistas, que permitan afrontar el inicio del próximo curso con la mayor normalidad posible.

Esta Asamblea en formato digital, que se ha extendido desde las 16 a las 18 horas, ha abordado los temas propios del final de curso, que han venido marcados por el proceso de desescalada y las implicaciones en el sistema educativo, y por las pautas a seguir para el reinicio de actividades durante el próximo curso.

Asimismo, tanto el secretario regional de ECM, José Antonio Poveda, como los responsables de las diferentes áreas, han informado acerca de la programación de actividades de ECM previstas para el próximo curso, así como de cuestiones de actualidad entre las que cabe destacar: la modificación del currículo de la ESO y los ciclos de FPB Educación Física; la admisión de alumnos; los ERTES; o las subvenciones de los centros infantiles 0-3 años, entre otros.

La escuela concertada se rebela: “¡Basta ya!”

Durante la II Asamblea de titulares y directores de Escuelas Católicas de Madrid (ECM), que reúne cerca de 350 colegios de la Comunidad de Madrid, se ha alzado la voz contra “una política que parece buscar más el enfrentamiento y la exclusión, que la paz y la cohesión, y que por desgracia, ha encontrado en la educación un rentable campo de batalla”.

“Basta ya” ha exigido Rosario Cardo, vicepresidenta de ECM, ante la presencia de la viceconsejera de Educación, dña. Rocío Albert. Una exigencia dirigida a quienes intentan marginar a la escuela de iniciativa social, pero también hacia esos pocos centros concertados, normalmente de nueva creación, que vulneran el espíritu de servicio social y de interés público de la escuela concertada, estableciendo condiciones que dificultan el acceso de la población escolar con situaciones socio-económicas más frágiles.

Asimismo, ECM ha manifestado su preocupación ante la inminente reforma educativa prevista por el Gobierno que sitúa a la escuela concertada en la exclusión y subordinación respecto de la escuela pública. “La escuela concertada no es una coyuntura; es una estructura”, ha insistido la vicepresidenta. “Una estructura de pluralidad y libertad que promueve la calidad, al impulsar la innovación y la creatividad; y que permite la equidad e igualdad de oportunidades, al facilitar que las familias puedan elegir modelo y centro educativo sin que su situación socio-económica suponga una limitación para ello”. Por último, Cardo, ha querido recordarle a la viceconsejera aquellos temas pendientes que requieren un compromiso real por parte de la Administración educativa como son: el pago de sustituciones durante el periodo estival; la dignificación del módulo económico y de la partida de otros gastos; la jubilación parcial; la recuperación de los conciertos por los centros de FPGS; o la generalización de la dotación para orientadores escolares en Primaria.

Al respecto, Rocío Albert ha defendido el derecho a elegir de las familias: “Llevamos 25 años garantizando la libertad de elección y vamos a seguir haciéndolo”. No obstante, sí ha expresado su preocupación ante la nueva ley de Educación, ya que la ministra “parece no haber recogido nuestras peticiones sobre libertad educativa…”. En relación a las necesidades de la escuela concertada ha asegurado su disposición a atenderlas, especialmente aquellas que llevan tiempo demandándose, ¬¬¬¬¬¬¬¬pero para ello “necesitamos tiempo y recursos”.

Por su parte, José María Alvira, secretario general de Escuelas Católicas (EC), ha analizado la reforma educativa, explicando los esfuerzos que están llevando a cabo para conseguir que el Gobierno admita ciertas modificaciones a través de enmiendas, que se puedan negociar con el Parlamento, ya que “la tendencia es suprimir la demanda social”. También se ha referido al pin parental, señalando su sinsentido en nuestros centros, ya que estos se basan en un proyecto educativo conocido y elegido por los padres.

Asimismo, en la Asamblea se ha presentado el Postgrado Especialista en Competencia Digital Docente, cuyo objetivo es poner al servicio del aprendizaje los conocimientos digitales del profesorado, para que sus alumnos aprendan más y mejor. Dicho Postgrado, que cualifica con el título de ´experto´ por la Universidad de Comillas, se ha desarrollado en el Marco Europeo en Competencia Digital para Educadores.

También la Asamblea ha servido para informar a los asistentes acerca de la evolución de la nueva federación de AMPAS “Educación y Familias”, una entidad llamada a ser la voz de los padres y madres de nuestras escuelas, en los momentos complejos que atraviesa la libertad de enseñanza y la escuela concertada.

Durante más de cuatro horas se han abordado otros temas de actualidad jurídica y pedagógica que interesan a los centros. Entre ellos, cabe destacar: las propuestas formativas de innovación educativa y de BEDA; aspectos jurídico-laborales; e informaciones diversas, como la relativa al informe FOESSA sobre segregación social y escolar presentado por don Francisco J. Gómez, profesor titular de Economía Aplicada de la UCM.

Localización

Teléfono: +34 913288007
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

C/ Hacienda de Pavones, 5 2ª Planta
28030 Madrid.

Metro: Línea 9 - Estación Vinateros
Bus: líneas 20, 30 y 32