Escuelas Católicas de Madrid

Escuelas Católicas de Madrid (ECM) despide el curso a la espera de que se cumplan los compromisos de apoyo de Ayuso a la concertada

En la última asamblea de Titulares y Directores del curso 22/23, celebrada pocos días después de las elecciones autonómicas y municipales, ECM reconoce y felicita la labor del Gobierno regional en materia educativa en pro de una escuela más libre y plural, pero echa de menos el compromiso en la extensión de los conciertos a las enseñanzas de Bachillerato, que figuraba como objetivo en las anteriores agendas de gobierno, pero que en cambio no aparece en el programa actual.

Dicha medida, ha comentado Cecilia Manrique, presidenta de ECM, es fundamental para la escuela concertada en tanto permitiría estructurar con mayor solidez y amplitud el ejercicio de libertad de elección de las familias. Asimismo, ha querido recordar ante Rocío Albert, viceconsejera de Política Educativa en funciones del gobierno de Madrid, asistente a la asamblea, el incremento del 15 por ciento de la partida de “otros gastos” de los centros concertados, anunciado por la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, en la pasada asamblea, confiando en su concreción lo antes posible.

Además, en su discurso inaugural, Manrique ha manifestado la preocupación por las carencias emocionales detectadas entre muchos miembros de las comunidades educativas. En ese sentido, ha agradecido los recursos que se ponen a disposición de los centros y profesores, particularmente los equipos de atención socioemocional y las guías de prevención de comportamientos autolíticos y suicidas, pero también ha llamado la atención sobre la necesidad de incrementar la dotación para orientadores en los propios centros, tanto en Secundaria como muy especialmente en Educación Primaria, donde dicha dotación es prácticamente simbólica. Por último, Manrique ha mostrado su apoyo al nuevo equipo de gobierno, a favor de una educación madrileña en la que las escuelas católicas sigan aportando calidad, equidad y libertad.

Por su parte, la viceconsejera de Política Educativa en funciones, Rocío Albert, ha valorado la misión de una escuela católica concertada, universal, capaz de incluir a todos y sustentada en el esfuerzo, reiterando la apuesta del gobierno por una educación libre, plural y de calidad. “Defendemos la escuela concertada, primero, porque creemos en ella, porque forma parte de nuestra tradición judeo-cristiana y segundo, porque está recogido en la Constitución, de hecho hemos emprendido las mismas actuaciones en la escuela pública que en la concertada, como el aumento del sueldo del profesorado y la reducción de ratio, ya que estamos convencidos de su financiación pública”.

Para terminar, Albert ha valorado muy positivamente el próximo congreso de ECM “Sí, creo”, que tendrá lugar el 23 y 24 de noviembre en la Nave y que ahondará en la identidad de los centros, en su esencia y en cómo se hace visible a la sociedad y a la comunidad educativa en una sociedad en continua transformación.

Durante dos horas, se han tratado además otros temas de interés para los directivos de los 340 colegios que conforman la red de Escuelas Católicas de Madrid, entre los que cabe destacar la prevención y actuación ante los problemas de salud mental que tanto preocupan a los centros, exponiendo una experiencia del Colegio San Gabriel; la bolsa de empleo, que apoya a los centros en los procesos de selección realizando un cribado previo de candidatos y una formación inicial; las propuestas formativas de profesores y directivos previstas para el próximo curso; y otras informaciones de carácter laboral, económico y jurídico.

En definitiva, una Asamblea marcada por el contexto político y por los planes de ECM para el próximo curso, entre los que destaca su V Congreso.

Localización

Teléfono: +34 913288007
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

C/ Hacienda de Pavones, 5 2ª Planta
28030 Madrid.

Metro: Línea 9 - Estación Vinateros
Bus: líneas 20, 30 y 32