Escuelas Católicas de Madrid

Ley Celaá, ¿cómo es posible?

Ley Celaá, ¿cómo es posible?

¡Y nosotros que pensábamos que este año iba a ser intenso por la pandemia y todas las exigencias sanitarias a las que íbamos a tener que atender desde nuestros centros educativos! Sin embargo el Gobierno, que ya había anunciado sus intenciones antes del verano, ha seguido pertinaz en su empeño de, pese a la extraordinaria situación sanitaria que atravesamos, y el hecho de que estamos en un estado de alarma, seguir tramitando una Ley Orgánica de Educación como quien prepara una fiesta sorpresa o la decoración de su casa. Ya se está aprobando su paso a trámite en el Senado.

No hay derecho. Sencillamente estamos convencidos de que no hay derecho a, arrastrados por este juego partidista, que no político (ya hemos pervertido la palabra “política" de una manera tal vez irreversible), digo que no hay derecho a este juego partidista que consiste en esperar a que las urnas cambien de color del gobierno para poder arrojarle al adversario, entre otras muchas cosas, una ley orgánica de educación.


Un juego triste en el que los rehenes son todos los estudiantes, nuestros alumnos, los niños, los menores, a los que les debemos un compromiso enorme para ayudarles a prepararse para un siglo XXI que ya se ha presentado con unos desafíos sobre la mesa que requieren, precisamente, de la mejor humanidad posible.

  • ¿Cómo es posible que quienes detentan el poder manifiesten una cortedad de miras tan enorme y afronten una reforma educativa que en profundidad no lo es, y, desde luego, no es la que se necesita?
  • ¿Cómo es posible que el principal mérito de esta iniciativa legislativa sea un enfrentamiento social que no ayuda a sacar lo mejor de nosotros mismos?
  • ¿Cómo es posible que no se encomienden a nadie y que no debatan ni escuchen a todos los agentes implicados en el sector, que no nos escuchen?
  • ¿Cómo es posible que pretendan parapetarse detrás de una ley orgánica para dañar el derecho que tienen las familias a elegir centro, el proyecto educativo que les convence para la formación de sus hijos?
  • ¿Cómo es posible que se desplace la responsabilidad primordial de los padres sobre la educación de sus hijos y el Estado se atribuya un anhelo de monopolio educativo que no nos podemos permitir en estos momentos históricos?
  • ¿Cómo es posible que ni la Constitución en su artículo 27, ni la Declaración de Derechos Humanos en el 26 se tomen más en serio?
  • ¿Cómo es posible que el millón y medio largo de firmas que se llevan recogidas no sea suficiente para hacer pensar a este gobierno que lo que tiene que hacer es detenerse, parar la tramitación de la ley y abrir una mesa plural a todos los implicados, a todos?

Ha calado con mucha eficacia la invención de un derecho a la educación pública que, si lo fuera, lo es tanto como el derecho a la educación concertada, a la educación que yo quiero para mis hijos. Esa invención está empezando a tomar forma en el cuerpo de una ley orgánica.

Y, de la mano, el juego del enfrentamiento entre la pública y la concertada. Cómo les gusta a algunos pintar enfrentamientos y etiquetar bandos. Nada más excluyente y segregador que oponer un derecho a otro como si no estuviéramos hablando del mismo derecho. Porque, con la LOMLOE y el discurso que la propulsa, se vuelve a hablar de unos frente a otros, de los señoritos y los obreros, del arzobispo y el ciudadano… ¿De qué siglo es este discurso? Si protestamos contra esta ley es porque, con ella se merman los derechos de todos, no solamente de unos pocos. Y se hipoteca de nuevo a una generación por esta costumbre impresentable e insostenible de hacer caducar las leyes educativas cada cuatro años.

Por eso nuestra asociación se ha sumado con otras muchas a la plataforma Más Plurales, desde la que estamos canalizando nuestra oposición a este atropello. Os animamos a sumaros a sus iniciativas.

¿Qué podemos esperar? ¿A qué podemos aspirar? A la vez que nuestros gobiernos concretos se desentienden de su responsabilidad de aunar voluntades y convocarnos alrededor de planes comunes e ilusionantes, surgen otras voces responsables y capaces que proponen proyectos de ciudadanía global y pacto educativo. Es posible que iniciativas que superen las fronteras y aúnen a quienes, de buena voluntad, apuestan por la educación como la llave que, en un régimen de libertad, reduzca brechas, cuide a las personas en mayor vulnerabilidad y asegure que la siguiente generación será mejor que la que le precede se acaben transformando en alternativas reales a la que los gestores públicos no les quede más remedio que atender.

Nosotros, como siempre, aprovechemos para caminar unidos, fomentar la reflexión, el debate y la acción responsable. Y seguir haciendo de nuestros proyectos educativos una oferta cada vez más sólida, más rica, más atractiva y más rigurosa.

Miguel Salamanca
Coordinador del Equipo de Apoyo a la Titularidad de Colegios Sagrada Familia de Urgel
Presidente de la AESECE

Valora este artículo del blog:
8

Artículos relacionados

Comentarios

 
No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Domingo, 07 Marzo 2021

Localización

Teléfono: +34 913288007
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

C/ Hacienda de Pavones, 5 2ª Planta
28030 Madrid.

Metro: Línea 9 - Estación Vinateros
Bus: líneas 20, 30 y 32