Escuelas Católicas de Madrid

“Espero que los niños aprendan de mis aciertos y errores”

“Espero que los niños aprendan de mis aciertos y errores”

En el partido tan especial de baloncesto que se vivió entre los equipos de chicas prebenjamines “A” y “C” del Colegio Menesiano, la árbitro María Bruñó dedicó buena parte del tiempo a explicar normas a las pequeñas jugadoras. Era su debut como colegiada en la liga de Escuelas Católicas de Madrid y estuvo a la altura del reto que suponía iniciar a esas jóvenes deportistas en el deporte que tanto les gusta.

¿Qué sensaciones has vivido en tu primer día arbitrando?

Al principio, en el primer partido nervios, ya que nunca había arbitrado antes, pero después de los primeros minutos me he sentido muy cómoda. Me ha tocado hacer la función del árbitro, pero también la de enseñar a los jugadores. Los entrenadores me han apoyado mucho y no ha habido ninguna crítica.

¿Ha sido fácil pese a que desconocían muchas de las normas?

Sí, yo diría que incluso el hecho de que las desconociesen ha hecho que fuese más fácil aún, porque desde fuera ya no solo se fijaban en si pitaba o no una falta, sino en que les enseñaras con tu arbitraje un poco qué estaban haciendo bien y qué hacían mal.

¿Qué es lo más importante en un partido de prebenjamines, de niñas que juegan un partido por primera vez?

Para mí, lo primero que jueguen todas, que se lo pasen bien, ya que en el partido pueden aprender todo eso que no se aprende en los entrenamientos: reglas de juego, cómo jugar en equipo… Esas pequeñas cosas que en los entrenamientos se dicen pero hasta que no están en una situación de partido no saben, por ejemplo, si hacen dobles o si tienes que dar el balón al otro equipo cuando pitan. Sobre todo que jueguen, aprendan y se diviertan.

¿Arbitrar es como te lo esperabas?

No sé cómo me lo esperaba, porque no tenía expectativas específicas. Los partidos de esta semana con prebenjamines sí se acercaban más a lo que pienso que es arbitrar a niños, es decir, un partido más distendido, más tranquilo, de pitar lo que veías y explicarlo. El tercer partido que pité, de benjamines, ya pensaba que sería igual de tranquilo pero hubo muchísima agresividad por parte de entrenadores, padres y jugadores, llegaron al bonus… Fue más tenso de lo que esperaba por parte sobre todo de los padres y la actitud de los niños.

¿Por qué decidiste arbitrar en Escuelas Católicas de Madrid?

Me lo recomendó un amigo que llevaba 3 años arbitrando fútbol sala y voleibol, y como yo había jugado a baloncesto era una manera de acercarme al deporte diferente.

¿Qué mensaje mandarías a familias y entrenadores sobre todo en estas categorías?

Tras mi experiencia en ese último partido de benjamines, diría que el baloncesto es un deporte de equipo, es cierto que es un deporte de contacto, pero eso no significa que deba ser agresivo y que los entrenadores y padres tengan que fomentar actitudes negativas. Los niños están ahí para divertirse, para aprender un deporte y para jugar en equipo y colaborar entre todos. En los deportes de equipo los niños aprenden muchísimo unos de otros, de cómo son, se relacionan entre ellos…

¿Qué esperas de esta temporada arbitrando?

Por un lado, por mi parte, espero poder mejorar. Solo llevo tres partidos y tengo que mejorar poco a poco. Por la parte de los niños espero que aprendan de lo que pite, tanto de lo que haga bien como de lo que me equivoque.

Iván Hernández
Departamento de Deporte Escolar y Valores de ECM

Valora este artículo del blog:
1

Artículos relacionados

Comentarios

 
No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Miércoles, 11 Diciembre 2019

Subscripción al Newsletter

Localización

Teléfono: +34 913288007
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

C/ Hacienda de Pavones, 5 2ª Planta
28030 Madrid.

Metro: Línea 9 - Estación Vinateros
Bus: líneas 20, 30 y 32