Con amabilidad y firmeza

Con amabilidad y firmeza

¿Qué clase de enfermedad ideológica –me comentaba ayer José Antonio Poveda, secretario regional de ECM- han de tener determinadas personas como para decidir rechazar donativos multimillonarios que mejorarían notablemente el diagnóstico, tratamiento y consecuentemente la salud de personas enfermas de cáncer? Yo directamente propongo una moción de censura (sí, ya que está de moda), pero esta vez a la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública por comprometer literalmente el derecho a la vida. ¿Apoyos? Por desgracia esto no se lleva al Congreso. No me enfado. Amabilidad y firmeza, decían en la Jornada Disciplina positiva celebrada ayer. Esa es la clave.

Según el argumento de esta Federación, la financiación debe ser sufragada exclusivamente por la Administración Pública, y no por la generosidad, altruismo o la caridad de nadie. Entonces, con amabilidad y firmeza, les digo que siguiendo esa misma línea, ninguna persona debería aceptar la ayuda de un vecino en un incendio, pues es competencia de los bomberos; que tampoco habría de permitir que le auxilien ante un ladrón, ya que es asunto de la policía; y lo mismo en cualquier situación en la que se dé la maravillosa circunstancia en la que un ser humano cometa la locura de ayudar a otro… Por Dios, ojalá Ignacio Echeverría también hubiera pensado así, pero era un héroe…

Sin embargo, Amancio Ortega es un magnate capitalista. Y sí, es cierto, pero eso, lejos de ser un insulto, es una realidad que permite el trabajo a miles y miles de personas, y la oportunidad de donar enormes cantidades de dinero para el bien ajeno, para nuestro bien. ¿No es eso un acto heroico? Parece que a algunos, autodenominados “defensores” ¿defensores? (amabilidad y firmeza, amabilidad y firmeza…), les molesta muchísimo, porque ven en esta intención una serie de presuntos beneficios fiscales y no sé que bla bla blas; tanto que prefieren “defender” sus principios que “defender” a las personas, sin darse cuenta de que los principios de esas personas tienen la prioridad diaria de calmar un poco su sufrimiento y el de sus seres queridos. Lo siento, pero me cuesta entender este comportamiento y el mensaje que hay detrás. Seguramente Carolina Huerta (ponente de la Jornada) podría orientarme.

Para mí, es el mundo al revés, el flipped classroom (los profesores saben de lo que hablo) de una sociedad en la que, afortunadamente, muchos todavía sabemos reconocer y nos enorgullecemos de nuestros héroes, ya vayan en monopatín o sean responsables de una multinacional. Lo contrario, entre otras muchas cosas, es hasta de mala Educación. Y que conste que lo digo con amabilidad y firmeza.

Graciela G. Oyarzabal
Departamento de Comunicación

Valora este artículo del blog:
17

Comentarios 1

 
Invitado - Emilio Díaz Muñoz en Sábado, 17 Junio 2017 08:39

Me quedo con esta idea: "despreciar la donación de Anancio Ortega por considerar que es competencia de la Sanidad Pública, es como rechazar en un incendio la ayuda de un vecino por considerar que es competencia de los bomberos..". ¡Brillante post de Graciela G. Oyarzábal! Gracias

Me quedo con esta idea: "despreciar la donación de Anancio Ortega por considerar que es competencia de la Sanidad Pública, es como rechazar en un incendio la ayuda de un vecino por considerar que es competencia de los bomberos..". ¡Brillante post de Graciela G. Oyarzábal! Gracias
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Miércoles, 16 Agosto 2017

Subscripción al Newsletter

Localización

Teléfono: +34 913288007
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

C/ Hacienda de Pavones, 5 2ª Planta
28030 Madrid.

Metro: Línea 9 - Estación Vinateros
Bus: líneas 20, 30 y 32

Buscador de Centros ECM

Buscador de Centros ECM
App Buscador ECM Google Play
App Buscador ECM Apple Store

Redes sociales

Estamos en las redes sociales. Síguenos y mantente informado.
twitter Facebook Youtube flirck