Escuelas Católicas de Madrid

Convivir aprendiendo convivencia

Convivir aprendiendo convivencia

Después de siete jornadas juntos, conviviendo para aprender sobre CONVIVENCIA, son muchas las ideas que revolotean en nosotros. Pero empecemos por el principio. 

La Escuela Comarcal Arzobispo Morcillo es un centro con algunas peculiaridades que nos hacen trabajar por y en la convivencia. Quizá sea porque es el único centro educativo de Cáritas, quizá porque somos un centro específico de formación profesional, quizá por el perfil de alumnado que tenemos, o quizá porque está en el ambiente educativo que nos impregna hoy a todos, la convivencia siempre ha sido un aspecto prioritario en la ECAM.

En los más de cincuenta años de historia de nuestro centro uno de los objetivos prioritarios que nos ha movido ha sido la formación integral del alumnado, no solo crear buenos profesionales, sino buenas personas, personas útiles a la sociedad, con capacidad de integración en este mundo cambiante, que se valoren y valoren su entorno, que lo disfruten y respeten.

Año tras año, hemos ido trabajando en múltiples ideas, actividades, proyectos, que nos han ayudado a formar a nuestros alumnos, a veces siguiendo nuestro instinto, otras siguiendo las corrientes de moda, formándonos en diversas metodologías y paradigmas, reformulando múltiples aspectos y situaciones. Hemos luchado contra el tiempo, “siempre nos faltan horas”, hemos combatido la tradición, “si se comete una falta se expulsa”. Nos hemos ilusionado con proyectos mediación, alumnos ayudantes, ya en el 2013 creábamos nuestro proyecto de intervención socioeducativa en el que en lugar de la expulsión se apostaba por el trabajo en habilidades sociales, autoestima, motivación y resolución de conflictos, buscando la transformación del alumno, su crecimiento y maduración en lugar de su sanción.

 

Hoy me doy cuenta como sin saberlo, sin explicitarlo, nuestro centro ha crecido en convivencia, ha crecido en cultura de paz. Hoy me doy cuenta que lo que comenzaron como respuestas concretas a situaciones concretas, como proyectos pequeños con grandes ilusiones, poco a poco se ha convertido en un virus del que todos nos hemos contagiado y que impregna todo el centro, desde el personal administrativo al más antiguo de los docentes, probablemente ese es el secreto de la ECAM, somos una pequeña gran familia de la que nuestros alumnos enseguida se sienten parte. Hoy me doy cuenta que esto es convivencia. Quizás nos falta enmarcarlo, darle una estructura, un encuadre que consolide las actuaciones y les dé mayor solidez, indudablemente nunca se acaba de trabajar en convivencia ni en educación, siempre hay que mejorar y avanzar, para ello tener referencias y referentes es primordial.

A lo largo de estas jornadas juntos hemos podido reflexionar, comparar, aprender, compartir, reorganizar…

Nosotros hemos podido reflexionar sobre la convivencia en nuestro centro, ver lo que hacen los demás nos ha ayudado a situar nuestra realidad, entender que quizá no haya que buscar más proyectos ni metodologías ni teorías, sino parar y apreciar lo que ya hacemos y hemos conseguido.

Comparándonos con otros centros tan distintos a nosotros, hemos entendido que la convivencia lo es en cualquier entorno, edad y perfil, que las diferencias de los centros no son tan determinantes, la base del trabajo en convivencia es el mismo, los años trabajados han ido bien encaminados, esto nos da fuerza para continuar y mejorar. El mirarnos en el espejo de nuestros compañeros ha sido la medición que nos ha permitido valorar el nivel en el que nos encontrábamos para poder seguir avanzando con la certeza de ir en la dirección correcta.

Este curso de convivencia nos ha permitido aprender sobre teorías y trabajos rigurosos que avalan la eficacia del trabajo que realizamos cada día dándole un plus de excelencia.

El compartir experiencias, aciertos, errores, dificultades y por qué no, proyectos futuros, nos ha permitido crear mejoras en nuestros centros a través de la implantación de nuevas actividades, mejoras en nuestros proyectos, pero sobre todo nos ha proporcionado motivación, ilusión, fuerza, la confianza de saber que se puede trabajar y educar en convivencia y que es más, lo hacemos cada día y lo hacemos bien.

Para finalizar contestaré la cuestión que me ha llevado a escribir este artículo. ¿Qué ha significado el curso de convivencia de Escuelas Católicas de Madrid para vosotros? Para nosotros éste curso ha sido el eje sobre el que organizar la convivencia de nuestro centro. El referente que nos permite identificar lo que tenemos, analizar lo que necesitamos y la guía en la que apoyarnos para poder seguir avanzando sabiendo que no solo somos un centro que trabaja convivencia, sino que formamos parte de una red de centros que educa, fomenta y exporta cultura de paz. Pienso que estas formaciones son muy enriquecedoras para todos los participantes y creo que este no debe ser el final de la formación, sino el comienzo de un trabajo en red que nos permita comunicarnos, convivir y seguir difundiendo convivencia.

Ana Teresa Carro Carretero
Orientadora y coordinadora de ACE y FPB
Escuela Comarcal Arzobispo Morcillo

Rate this blog entry:
3

Related Posts

Comments

 
No comments yet
Already Registered? Login Here
Guest
Saturday, 25 January 2020

Newsletter

Location

C/ Hacienda de Pavones, 5 2ª Planta
28030 Madrid.
Direccions:
Metro: Línea 9 - Artilleros Station
Bus: lines 20, 30 y 32

Contact Information

Contact and resolves doubts you have doubts.

  • Phone: +34 913288007
  • Email: This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Social Networks

We are in social networks. Follow us and stay informed.
twitter Facebook Youtube