Filosofía y Educación

Filosofía y Educación

Dos cafés calientes y alboroto inusual; en el bar también servían un “derby”. El “humo” al café lo puso mi amiga; venía del colegio que dirigía: “¡No hay crítica ni un mínimo análisis de la realidad!”, repetía indignada. “¡Falta equilibrio, sentido común!”. Entre sorbo y sorbo y el consabido grito por amenaza de gol, “arreglábamos el mundo” describiendo con cierta preocupación el hombre manipulable de nuestra “débil” sociedad: “Ponemos el futuro y empleabilidad, con exclusión, en la tecnología, lo único que se valora y para la que sólo hay que formar. Las humanidades son estudios débiles que parecen avergonzar y la Filosofía se cuestiona, desconoce o desaparece en la escuela”. “La comodidad, dejarse llevar y el miedo a juzgar y expresar lo correcto, equilibrado, se han instalado lamentablemente entre nosotros; repetimos sin más lo que oímos en los MCS o al superficial y descarado de turno; numerosos “tertulianos” se esfuerzan en los medios con falsos equilibrios evitando posicionarse o afrontar la verdad”: “No tenemos valentía ni libertad para pensar y han desaparecido los intelectuales, críticos y pensadores”. “La credulidad, defendida con descaro e ignorancia, ante remedios para la salud o valoraciones de problemas diarios y la actuación irreflexiva empiezan a manifestarse con demasiada normalidad”…

Con el café y el tiempo poníamos fin a aquella conversación; tampoco la facilitaba el entusiasmo y alboroto que provocaba el “deporte nacional”. Recordamos “El Show de Truman” y “Un mundo feliz” que nos sirvieron de síntesis. A los dos nos gusta el cine y la ciencia ¿ficción?. Weir y Huxley nos parecían más que profetas.

Luego, a solas, seguí reflexionando sobre la única, a mi entender, salida válida: La Educación y la perspectiva filosófica. Educar con verdad a nuestros niños y jóvenes; y recuperando pedagogías, herramientas y competencias que prioricen el auténtico desarrollo de lo humano y la persona integral: El planteamiento filosófico de la educación, la Filosofía como materia troncal y el refuerzo de las humanidades; implementar la capacidad de pensar, criticar, resolver con autonomía y libertad, la perspectiva histórica, el saber valorar desde el ser, verdad y belleza o buscar la propia realización personal; dar profundidad a la educación separándola de intereses políticos, recuperando sus fines y objetivos auténticos, serenándola y poniéndola por encima del irreflexivo vértigo social…; dotar al educando con lo esencial de esquemas sólidos e imprescindibles, que le permitan después el desarrollo en cualquier opción vital; e innovar de verdad poniendo en su sitio tantas “experiencias pedagógicas” que pueden estar provocando pérdida de rumbos, superficialidad e irreflexión, despiste, en la “sagrada misión” de educar…

No sé si es del todo ortodoxa esta ecuación; a mí me parece muy real y la explico en mis clases: La persona no puede “ser feliz”, realizarse, sin “ser libre”; pero no puede alcanzar la libertad sin “ser crítica”; y para ser capaz de criticar, necesita “saber, conocer, indagar, estudiar”… Por otro lado creo que debemos desmentir aquella expresión: “Pensar es un lujo que sólo pueden permitirse unos pocos”…

Urge facilitar a “Tru-man” (hombre verdadero) cruzar el mar y abandonar el show, encontrarse consigo mismo; y ayudar a buscar y encontrar la auténtica felicidad destruyendo los mitos de un “mundo falsamente feliz”… Urge educar, enseñar a niños, jóvenes y personas mayores (“educación continua”) a hacerse preguntas; y darles conocimientos y recursos para saber y poder encontrar respuestas, para decidir libremente y realizarse siendo felices… Parece necesario recuperar el concepto de filosofía en la educación y la Filosofía en la escuela… Kant nos recordó ya lo imprescindible de saber cuestionarse sobre lo que podemos conocer, hacer y esperar. Muchos siglos antes Aristóteles nos había planteado los objetivos de buscar la “verdad” aprendiendo a conocer y pensar para alcanzar el “bien” con el uso de la decisión libre, y así lograr el “ser” personal, la felicidad… Y entre nosotros Ortega ha defendido ser “héroe, hombre auténtico” rechazando ser “Hombre-masa” que se niega a cualquier esfuerzo (pensar y actuar) para acomodarse a las circunstancias disculpándose con ellas… Permítaseme acabar plagiando aquella frase de Marx y Engels (o más bien de K. Schapper). “Humanos del mundo, sed incómodos, no renunciéis a criticar y pensar; sublevaos y sed vosotros, que no os quiten la libertad”.

José Antonio Zazo Sánchez
Responsable de FP en ECM

Valora este artículo del blog:
5

Artículos relacionados

Comentarios

 
No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Jueves, 20 Octubre 2017

Subscripción al Newsletter

Localización

Teléfono: +34 913288007
Email: Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

C/ Hacienda de Pavones, 5 2ª Planta
28030 Madrid.

Metro: Línea 9 - Estación Vinateros
Bus: líneas 20, 30 y 32

Buscador de Centros ECM

Buscador de Centros ECM
App Buscador ECM Google Play
App Buscador ECM Apple Store

Redes sociales

Estamos en las redes sociales. Síguenos y mantente informado.
twitter Facebook Youtube flirck